Proyecto Patrimonio - 2018 | index | Autores |

 









LA MISIÓN DE MARIANO
Novela de Alejandro Iriarte Walton (Ediciones del Gato, 2018)

Por Gregorio Angelcos



.. .. .. .. ..

Hace algunos siglos atrás, específicamente en la edad media existió en su literatura, lo que se conoce como el mester de clerecía, una literatura creada por clérigos, es decir, hombres instruidos no necesariamente sacerdotes, que poseían una formación valórico religiosa que era el constructo esencial de este tipo de obras, constituyéndose en la enseñanza fundamental de la época. Era una literatura formativa y pedagógica, destinada a perfilar el conocimiento del hombre en un marco donde las creencias y la fe se constituían en la base de su cultura y de sus hábitos cotidianos.

Existían tres categorías: la literatura religiosa, la literatura espiritual​ y la  literatura sagrada con temas religiosos. Su opuesto era la literatura profana, conocida también como el mester de juglaría. Clerecía y juglaría cohabitaban como las dos expresiones narrativas del contexto, lo divino y lo mundano.

La  prosa de tema religioso y de "no ficción", puede darse en forma de literatura devocional o en forma de los tratados dogmáticos surgidos de la teología y la moral religiosa o teología moral. Una parte importante de la literatura religiosa es la literatura ascética o la literatura mística. Dios es en este caso el eje de referencia central, el núcleo motivador que sustentará la historia creada por el narrador, y este es el caso de La misión de Mariano de Alejandro Iriarte Walton, claro está que situada en el contexto de un siglo veintiuno, donde los argumentos empiezan a ser cuestionados por la crisis que vive la iglesia católica en la actualidad.

No obstante, tanto en los escritorios de los monasterios medievales como en las universidades medievales se escribía tanto literatura sagrada como literatura profana. Gonzalo de Berceo denominó "mester de clerecía" a su oficio literario (que en su mayor parte era literatura religiosa), por oposición al "mester de juglaría" (los cantares de gesta o la poesía popular). En la literatura de la Edad Moderna y, sobre todo, en la literatura de la Edad Contemporánea es la literatura profana la que pasa a ser dominante. Es significativo de ello que, para indicar que un texto secular tiene carácter religioso se utilice la expresión "a lo divino".

La misión de Mariano es un  texto en que se conjugan lo religioso con lo profano, analiza a través del relato y de sus personajes: Agnes y Jesús, una pareja de formación cristiana y católica a la vez, algunas interrogantes profundas del ser humano (La vida, La muerte, el dolor) y valora las respuestas que la fe cristiana da sobre el sentido de la vida.

A partir de que las creencias religiosas son ideas consideradas como verdaderas por quienes profesan una determinada religión, el narrador estructura su novela con la premisa de que una religión comprende no sólo las creencias religiosas sino también la puesta en práctica de las mismas, a través de ciertos actos especiales. Por medio de estos actos, el practicante cree que puede comunicarse o congraciarse con alguna divinidad.

El amor de pareja se sincretiza con la fe y la devoción religiosa, sin embargo, el largo proceso que viven sus personajes desde su adolescencia universitaria, en que se genera el encantamiento amoroso entre ambos, y en el que se problematiza el conjunto de factores que son propios de los fenómenos amorosos naturales, consolidando una primera fase con el matrimonio y luego con el primer embarazo de Agnes, la prosa del narrador fluye con un sentido positivo, con una identidad común de la pareja en su concepción de familia, hasta que se produce el quiebre, la ruptura, por la presencia temprana de la muerte en su entorno, una situación que tensiona dramáticamente la historia.

Lo que en principio se mantenía en un sólido equilibrio cambia y se incorpora el dolor agudo de ambos, sometiéndolos a una prueba de entereza y verdad, de reafirmación de su fe en el dolor y en la capacidad y desafío de morigerarlo a través del valor y la entereza validada en su moral.

Aquí, el relato adquiere una dimensión teologal, y aparece Mariano, su primer hijo. Específicamente, las creencias religiosas se refieren a un estado mental en el que se pone la fe en algo sobrenatural, sagrado o divino. Tal estado se relaciona con:

- La existencia, características y culto hacia una deidad o deidades
- La intervención divina en el universo y la vida humana (providencia)
- Los valores y prácticas centradas en las enseñanzas de un líder espiritual

Mariano es el espíritu que ilumina al autor y sus personajes: Agnes y Jesús, un niño que trasciende la vida mundana y que irrumpe con fuerza en la historia y que inicia su misión, La misión de Mariano.

Agnes y Jesus adscriben a la creencia y esperanza personal en la existencia de un ser superior que generalmente implica el seguimiento de un conjunto de principios religiosos, de normas de comportamiento social e individual y una determinada actitud vital, puesto que la persona considera esa creencia como un aspecto importante o esencial de la vida. "tener fe".

Y de la fe, el narrador transita hacia los milagros, un fenómeno o una acción que no puede explicarse a partir de los principios naturales y que, por lo tanto, es imputado a la participación de una entidad divina.

Para los cristianos, los milagros son eventos que exceden lo natural y que suponen una manifestación del amor que siente Dios por las personas. Pese a que la comprobación racional de un milagro podría llegar a demostrar la existencia de Dios, los teólogos del cristianismo no creen que haya que buscar pruebas científicas para certificar la presencia divina en la Tierra.

Los católicos definen el hecho milagroso como aquel que, justamente, no tiene explicación científica. Si se asegura que un milagro ha sido realizado por una persona fallecida, el Vaticano puede proceder a beatificarla y canonizarla.

Y he aquí el aspecto más objetivo de la novela La misión de Mariano, el niño que transita por la historia de esta novela, Mariano, hijo de Agnes y Jesús es un niño milagroso, cuya sabiduría tiene un origen divino, y por tanto, Alejandro Iriarte crea a partir de este personaje y sus padres, un texto realista, auténtico y de claro compromiso con los principios que rigen su existencia.

Es una novela que desde el punto de vista de su forma, tiene una prosa ágil, dinámica, escrita con un lenguaje coloquial, es intensa, con pasajes dramáticos, pero encausada hacia un desenlace donde la esperanza supera la tragedia convirtiéndose en realidad.

 

Durante la presentación. SECH 13 de Septiembre de 2018

 

 

* * *

Gregorio Angelcos es escritor, periodista, Licenciado en Arte y Cientista Político. Se desempeñó como editor cultural y columnista de la revista Cauce durante tres años.  Ex Vicepresidente del directorio y editor del Consejo Editorial de la revista y el blog de la Sociedad de Escritores de Chile. Actualmente es miembro de su directorio. Periodista del diario: www.elclarin.cl y el Centro de Estudios Sociales AVANCE; Ha publicado dieciocho obras literarias en los géneros de cuento, poesía, ensayo y novela, destacándose entre estas: Cuentos para pensar que la esperanza es una verdadLas siete vidas del gato (ensayo), Dios necesita un siquiatra (cuentos), El abuelo que comía mariposas (cuentos), La vida es un pasadizo luminoso donde el hombre es una idea (Novela). Versos para escribir sobre los muros de la ciudad, Arquitectura Sencilla (poesía), Sueño que el tiempo (poesía), 69 puñaladas a la realidad (microcuentos) Reptilia (microcuentos) 2013, Angelcos selecto (300 microcuentos) Agosto de 2015. De la naturaleza del mundo interior y sus delirios (microficciones) 2017. 



 

 

Proyecto Patrimonio Año 2018
A Página Principal
| A Archivo de Autores |

www.letras.mysite.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
LA MISIÓN DE MARIANO
Novela de Alejandro Iriarte Walton (Ediciones del Gato, 2018)
Por Gregorio Angelcos