Proyecto Patrimonio - 2011 | index | Patricia Espinosa | Felipe Ruiz | Autores |


 

 




Territorios en fuga: Estudios críticos sobre la obra de Roberto Bolaño. Patricia Espinosa H. (Compiladora)
Editorial Frasis, 2003. 264 páginas

Escritos en fuga y escritores fugaces

Por Felipe Ruiz Valencia
Revista Rocinante Nº64, Santiago, Febrero de 2004

Como sucedió con la celebración de los 30 años del 11, tanto homenaje rendido a la muerte de Roberto Bolaño olió a entierro. Coronas en el velatorio, lágrimas, discursos para rendir cuentas con la historia y, finalmente, la última pala sobre el occiso: descanse en paz...

Dentro de este panorama, Territorios en fuga: Estudios críticos sobre la obra de Roberto Bolaño resulta un saludable contrapunto. Quizá porque ya estaba en su fase final antes de la muerte del autor, solo una pequeña dedicatoria, como la de cualquier libro, se suma al réquiem generalizado. El resto es una noble intención de aproximarse a la obra a partir de una mirada disonante. En su mayoría, ninguno de los estudios pretenden una visión holística y clausurante, como tampoco retornar a perspectivas críticas totalitarias, que buscan sentenciar de forma taxativa y eternizadora una obra rica en rizomas y juegos especulares. Esto es, sin duda, uno de los mayores atractivos del libro, anunciado ya en el Estudio Preliminar de la propia compiladora: "Nos enfrentamos a la multidisciplinariedad, a la yuxtaposición de conocimientos, a las narrativas liberadas de las formas tradicionales del cuento y la novela, a la conformación del juicio estético a partir de la lógica de la pantalla". Dicha confrontación -de la crítica consigo misma, de la crítica con respecto a la realidad que circunda- ha sido, según Espinosa, más escabullida que asumida: la crítica académica concentra sus esfuerzos en una esclerotización respecto de los medios masivos, orientándose "hacia una burocracia investigativa y la no renovación curricular". Mientras, la crítica en medios se ha convertldo en propaganda- reseña: "el critico no es más que una opacidad que necesariamente debe ser sustituida por el mediador literario, el sujeto que se dedica a sintetizar el libro y dar unos brochazos de valoración a partir de algunas frases golpeadoras". Frente a esta tierra baldía Espinosa llega a preguntarse incluso por la posible desaparición de la crítica.

Así, en efecto, muchos de los autores seleccionados pertenecen a esa generación "post-estructuralista" de la que Espinosa habla, "tan visibles como invisibles": Grínor Rojo, Pablo Catalán, Álvaro Bisama, Camilo Marks, Cristián Gómez, Alejandro Zambra y el arquetípico caso de Darío Oses, profuso crítico mediático del maniatado "Show de los libros" y clandestino escritor, columnista de esta revista, encargado de la biblioteca de la Fundación Neruda. El mismo libro, de hecho, es una suerte de engendro poco usual: surge de una editorial independiente, sin patrocinio universitario 0 de algún medio de comunicación importante: lugar de convergencia de múltiples inquietudes y ánimos autorales.

Ellos, en general, no solo poseen los requisitos para ser incorporados en la ficha de críticos desamparados de Espinosa: también escriben a partir de un criterio de hibridez, textos imposibles de ser catalogados a partir de una identidad escolástica -estructuralismo, subjetivismo, marxismo luckastiano, deconstructivismo, etcétera-, de una plataforma institucional -universitarios, mediáticos, periodísticos y, lo que es más importante, a partir de una perspectiva ideológica común que no sea el "entusiasmo por Bolaño" y cierto esfuerzo de la compiladora por "sistematizar los rizomas", a través de una serie de "subtítulos-subcompiladores": El cruce estético ideológico, En las fronteras de la novela, La identidad ¿posibles?, Sentido y fragmentación y Literatura y lector.

En este abanico de entradas y posibilidades, sin embargo, las fisuras y diferencias de nivel se ponen en mayor evidencia que en un texto que obedezca a un criterio de unidad ideológica y coherencia escritural. Resaltan por mucho los estudios de un Grínor Rojo (quizá el más académico) por sobre los de un José Promis, a las de la misma Patricia Espinosa por sobre un Cristián Gómez. Pero, por sobre todo, destaca el excelente estudio de Pablo Catalán, Los territorios de Roberto Bolaño, del cual se podría afirmar que casi da título a la compilación, justificándola a partir de sus propias premisas internas. Heterogeneidad y democracia editorial que trae sus riesgos, claro está, pero que es siempre preferible al dogmatismo y al abúlico y unísono réquiem de las apologías póstumas.

Vayan aquí resumidos todos los posibles territorios explorados por este libro-rizoma: identidades fragmentadas, castración freudiana, bioliteratura, metaficción, política editorial y política dictatorial... todas posibles entradas, pero también salidas: fugas y fugacidades ante un autor que siempre vivirá, como un nómade, afuera o en los márgenes, llevando las fronteras con él. En efecto, continuar esta senda será siempre el mejor homenaje que podamos rendirle.


 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2011
A Página Principal
| A Archivo Patricia Espinosa | A Archivo Felipe Ruiz | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Escritos en fuga y escritores fugaces.
Territorios en fuga: Estudios críticos sobre la obra de Roberto Bolaño.
Patricia Espinosa H. (Compiladora). Editorial Frasis, 2003. 264 páginas.
Por Felipe Ruiz Valencia.
Revista Rocinante Nº64, Santiago, Febrero de 2004