Proyecto Patrimonio - 2011 | index | Felipe Ruiz | Autores |







Superhéroe, de Gonzalo David: la ternura en un país en ruinas

Felipe Ruiz





 

.. .. .. .. .. ..  

Decirse sobreviviente en un país que ya parece extraño para sí mismo no es en ningún caso un acto de arrogancia. Después de cataclismos sociales y naturales, es en efecto, plausible pensar que todos somos sobrevivientes, de nosotros, o de las ruinas de un país. Lo que atañe a esta escritura de Gonzalo David es la urgencia y necesidad de un Supehéroe que puede bien ser Dios mismo buscando una identificación social con el lado pop de la sociedad. Pero es también la busca identificatoria de David (apellido del autor), por completar su propio límite escritural en los bordes del escepticismo político y social. Digo bien, en los bordes, pues luego de la explosión coyuntural del movimiento estudiantil podríamos pensar que la experiencia de la ternura – cuyo fuego alimentó la escritura de tantos poetas, me incluyo -, bien podría caer en el vacío de las interpretaciones, a la luz de una fuerza que demanda del autor cierto compromiso con su circuito político literario que desplaza la única garantía que poseía este tipo de escritura: el desamor y el escepticismo.

Hay dos antecedentes de Superhéroe: el conocidísimo libro de Ray Loriga y el libro de Pablo Torche del mismo nombre. Ambos, sin embargo, no tocan la sustancia de este poemario, que parece desplazarse con libertad en el mundo pop y de la web y gatillar la experiencia del abandono y la orfandad del sujeto poético en un espacio literario sobrecargado de meritrocacia y arribismo disfrazado de éxito. La misma editorial, La liga de la justicia, nos viene a recordar al mundo del Cómic de la DC y con eso termina por sepultar el juicio algo petulante de que hay ciertas zonas del pop inexploradas que por no ser chic no pueden entrar en la categoría de esta nueva literatura.

Si es cierto que los poetas son, por esencia, los testigos, es porque la poesía es un testimonio, y en tal sentido, la poesía de Superhéroe es extraordinaria porque aparece precisamente en un momento social donde el testimonio parecía opaco y por ello mismo, su necesidad era apremiante. Como testimonio, podríamos decir que gatilla la vuelta, mejor dicho, la necesidad, de retomar ciertas prácticas de escritura cuyo eje central era la posibilidad del sentimiento y la ternura. La violencia en la cual surge esta poesía parecía albergar en sí la muerte del sentimiento, ante lo que yo considero es, en suma, la muerte de la muerte, o la anomia generalizada ante cualquier experiencia de la muerte. Su sin sentido, su ausencia de catarsis, por culpa, claramente, de los media y de la banalización social que se ha traducido en una suerte de chacota pública por el armagedón, por falsas muertes, por youtube y su falso sentido del humor, y por el agotamiento de la literatura como canal de experiencias sublimes, ya que se encuentra este mediado por un circuito meritocrático que antes fue particularmente cerrado (lo que Habermas llamó la opinión pública literaria), pero que ahora es abierto, y por ello mismo, ha desnudado su propio sentido.

Gonzalo David y su Superhéroe parecen recuperar hasta cierto punto la experiencia de una fuerza poderosa, superior, que podría rescatarnos, y el título mismo, es, por tanto, la melancolía de un sujeto (Dios, El Espíritu, La liga de la justicia), que podría rescatarnos de una depresión social general y sostenida.


 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2011 
A Página Principal
| A Archivo Felipe Ruiz | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Superhéroe, de Gonzalo David: la ternura en un país en ruinas.
Felipe Ruiz.