Proyecto Patrimonio - 2016 | index | Greta Montero Barra | Nicolás Meneses | Autores |

 







Insoportable carroña: «Balada del Señor Cuervo» de Greta Montero Barra
Ediciones Overol. Poesía. 94 págs.

Por Nicolás Meneses
Publicado en http://www.colera.cl/

 


.. .. .. .. ..

Ser mujer y estar viva es una cuestión de suerte, afirmó hace poco en una entrevista la escritora argentina Selva Almada a propósito de su último libro de no ficción  Chicas muertas, donde investiga el asesinato de tres jóvenes a inicios de los noventa. Una nota semejante intenta entonar esta  Balada del Señor Cuervo, segundo libro de Greta Montero, una canción que chirría y sobrevuela como un martirio en los oídos del lector.

Dos hermanas leen novelas decimonónicas o ven películas repetidas del cable. La voz de una hilvana un diálogo invisible con las heroínas de los libros que les sirven como «manuales de sobrevivencia sentimental», a la vieja usanza de mujeres casadas y señoritas de sociedad. Novelas por teleseries en que el eco de las voces de sus protagonistas retumba constantemente y se traslada a la vida cotidiana de las hermanas, donde se difuma la distancia entre las páginas y sus lectoras: «Despidámonos, Jane,/ porque el amor, al parecer/ ha terminado/ con nosotras.// Aun antes/ de haber conseguido/ tragarnos el orgullo» (Pág. 31). Y es la imposibilidad de ese amor que «pertenece a la indiferencia o el entusiasmo» lo que puede terminar sepultando a estas mujeres.

El libro está constituido por tres partes: la primera y la segunda conformada por un conjunto de poemas y la tercera por un largo texto en prosa que resitúa a una de las heroínas en el Coronel industrial de nuestros días, lugar donde su suerte no mejorará ni un ápice. La pugna y la violencia, el espíritu carroñero que azota y reprime a la mujer se evidencia en el plano discursivo con la herencia del trato vejatorio entre géneros legado de una cultura patriarcal; violencia que puede vislumbrarse en su explosión fisiológica: «Después de las contusiones,/ los leucocitos/ de los cuerpos/ apoptóticos/ pudieron haber sido los responsables/ de inducir/ a los macrófagos,/ para que estimularan una respuesta/ inflamatoria» (Pág. 35). El efecto del veneno de una pasión enfermiza por la creencia de posesión de la mujer.

Ya entrado en la segunda parte, la hablante deja un poco de lado a la hermana y a las protagonistas de las novelas que lee para enfrentar el paisaje de peligro construido a su alrededor, con las garras del cuervo que atenazan de manera despiadada. La amenaza se vuelve más tangible, la vida se cierne alrededor de sí misma, intentando dejar atrás una educación inclinada hacia al machismo y un Estado que la refuerza en sus más altas figuras de poder: «Yo soy el Cuervo en esta parte del mundo, el señor/ de tres patas, el señor de la patria/ de las oportunidades/ el don Ricardo Lagos/ Hezcobar de la República de los Estadistas» (Pág. 51). Y la educación religiosa que pregona que el pecado siempre tiene rostro de mujer: «Yo tenía cinco años y recién/ comenzaba/ la necesaria educación/ para sobrevivir/ a la  selva oscura/ del desenfreno/ y la parafraseada, transable/ vita nuova» (Pág. 62).

La agilidad para cambiar de voces y moverse de sitios permite una dinámica de lectura concorde con el fin de los poemas. Cambios y referencias que si bien pueden marear en primera instancia, terminan afianzándose avanzado el libro o en una relectura de este. Lograr ver los distintos ángulos de represión que las instituciones ejercen sobre la mujer es posible gracias a eso y a lo bien jugado de sus recursos narrativos.  Balada del Señor Cuervo es un libro que llama a mantenerse atento y/o despertar a la amenaza brutal del ave carroñera que «Espera con sus ojos amarillos/ el día en que me coma la tierra/ que piso/ para acogerme entre sus plumas/ de ébano fundido» (Pág. 77).



 

 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2016
A Página Principal
| A Archivo Greta Montero Barra | A Archivo Nicolás Meneses | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
Insoportable carroña: «Balada del Señor Cuervo» de Greta Montero Barra.
Ediciones Overol. 94 págs.
Por Nicolás Meneses