El sollozo de la gárgola. La odisea de la Pólux XXVII, de Gonzalo Ríos Araneda. Editorial Forja, 2018. 298 págs. Por José Petermann Oliva


Proyecto Patrimonio - 2018 | index | Autores |

 











El sollozo de la gárgola. La odisea de la Pólux XXVII, de Gonzalo Ríos Araneda
Editorial Forja, 2018. 298 págs.

Por José Petermann Oliva



.. .. .. .. ..

Regreso a este acogedor lugar de letras y cultura para presentar una singular novela.

El sollozo de la gárgola es la invitación a descubrir el misterioso mundo de Tanaria. Un narrador omnisciente decimonónico con absoluto dominio del tiempo, con recurrentes flash backs y detalladas descripciones del mundo narrado, nos invita a compartir el asombro de Robinson Balboa, Helena, Tomás, Sam y Eco enfrentados al sorprendente planeta Tanaria. ¿Cómo lo hace? Progresivamente, develando en secuencias alternadas las peripecias de los protagonistas en un entramado que crea un atractivo suspenso hitchcockiano. Un muy cuidado lenguaje en el léxico y la sintaxis nos permite ingresar y comprender la mente y las acciones de los náufragos catapultados por el mar a un mundo desconocido. La estética literaria se enriquece con figuras donde prevalece la comparación, la personificación y la metáfora. Leo: “El relieve de la costa se bamboleaba burlón en las retinas de los náufragos”, o “un sol empezaba a levantarse por el oriente con la promesa de envolverlos en su exultante calidez” o “Helena se deslizaba como una pantera herida…” o “Un brillo latía en el borde redondo de una canaleta antigua que culminaba en una fea gárgola que se asomaba impúdica, como descolgándose sobre la calle”.

El narrador nos introduce a un asfixiante mundo orwelliano, cuya población es sometida a un bombardeo psicológico manejado por una autoridad misteriosa que fundamenta la felicidad en tres conceptos: deber, orden y seguridad, que practica la intolerancia y el racismo, y cuyo propósito es eliminar todo vestigio de vida reproductiva. Como en Fahrenheit 451, los libros son prohibidos y eliminados. Como en 1984, el gobierno posee el control absoluto, tergiversa la realidad, anuncia invasiones inexistentes y la policía reprime cualquier desacato. El viejo doctor Escalo Salanio, propietario de una industria de gomas de mascar, es el personaje rebelde que sueña con ser apoderado de un menor y recurre al foráneo Robinson Balboa para que fecunde a su esposa. En la voz del doctor Salanio parece manifestarse el mensaje de la novela: “la diversidad debe asumirse naturalmente, el color de la piel no define la calidad de las personas”…

¿Qué es el sollozo de la gárgola? Es la luz en la penumbra: en una esquina sombría y húmeda, el pequeño Tomás, extenuado y sediento, descubre un brillo en la horrible y grotesca imagen de la gárgola, apéndice de una antiquísima canaleta. La pétrea figura acoge en su frío regazo al desprotegido, es la bestia de dulce corazón que ofrece refugio y solloza emocionada. Dice el narrador:

“Un tenue chorro de agua se escurría uniforme por las fauces desgastadas del monstruo.
-Tomás, puedes beber tranquilo. (…) Bebe todo lo que puedas.
-Gracias –contestó Tomás; y cuidándose de no agregar nada más, se empinó a la altura de las fauces del monstruo y volvió a lamer el precioso elemento, mientras una brisa que bajó de lo alto se encargaba de inventar un silbo extraño y agudo al mezclarse con los sorbos ansiosos del niño. (…) Inquieto, miró a su alrededor en busca de algún refugio, pero solo la gárgola parecía ofrecerle su regazo. A pesar del temor que le infundía, se acurrucó debajo de su ancho vientre de piedra, y cuando cerró los ojos en busca del descanso, el ruido de las aguas cansadas de la bestia escurriéndose por sus entrañas de piedra se apoderó de la noche”. 

Tanaria es el azaroso destino de los personajes provenientes de Lantania, civilización compuesta por los sobrevivientes terrícolas que escaparon del exterminio del planeta en el siglo veintidós.  Helena, miembro ejecutivo del proyecto de recuperación de la Tierra, encabeza la misión de regresar a un planeta sin contaminación. El narrador nos informa que las diferencias culturales y religiosas y el maltrato a la naturaleza provocaron el colapso. Los aciagos defectos humanos fueron el motivo del caos y la desintegración: la soberbia, el orgullo, el narcisismo, el desprecio por el otro y la venganza. Finalmente, el asteroide Atatut completó la destrucción.

Tanaria posee rasgos propios de una utopía, como, por ejemplo, una semana laboral de menos de tres días de trabajo de un total de siete, como la existencia del horicensor, “un aparato cibernético que se desplazaba a gran velocidad sobre la playa, produciendo en los usuarios algunos beneficios antiestrés”, o las “plataformas de irrigación de plasma sintético, una rutina de enriquecimiento muscular”… aunque aún no habían descubierto un remedio para el resfrío… Pero la constante sensación de acoso asfixiante a través de una legión de clones a cargo del servicio policial, la inexistencia de auténtica vida animal y la odiosidad hacia el extranjero, convierten al mundo de Tanaria en una antiutopía.

El sollozo de la gárgola es una novela de ciencia ficción, una aventura con claros referentes literarios, los mismos que el doctor Escalo Salanio rescata de un “escrutinio” como en el Quijote, no obstante la prohibición gubernamental: Viaje a la luna de Verne, Crónicas marcianas de Bradbury y Viaje fantástico de Asimov.

La novela nos regala prístinos mensajes de amor a la vida, a la diversidad y a los valores de respeto y solidaridad, como fundamento de actitudes humanas. La novela nos regala una valiosa historia que conviene recorrer.

Centro Cultural Espacio Literario, Ñuñoa, 26 de julio de 2018.



 

 

Proyecto Patrimonio Año 2018
A Página Principal
| A Archivo de Autores |

www.letras.mysite.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
El sollozo de la gárgola. La odisea de la Pólux XXVII, de Gonzalo Ríos Araneda
Editorial Forja, 2018. 298 págs.
Por José Petermann Oliva