Proyecto Patrimonio - 2011 | index | Patricio Manns | Patricia Espinosa |
Autores |


 



El lento silbido de los sables. Patricio Manns. Catalonia, 2010, 229 páginas.

Almejas pornográficas

Por Patricia Espinosa
Las Últimas Noticias, Viernes 25 de Febrero de 2011

Centrada en el Chile del siglo diecinueve y su proyecto de “pacificación de la Araucanía”, ese plan de colonización ejecutado a costa de la destrucción masiva del pueblo mapuche, expuesto aquí desde la perspectiva de un militar que detesta la guerra, pero que termina involucrándose en ella de manera espeluznante, El lento silbido de los sables , de Patricio Manns, es una novela histórica dedicada a estimular la lucha del pueblo mapuche; sin embargo, ese homenaje se vuelve una agresión a su dignidad.

Orozimbo Baeza fue educado para ser militar y, recién egresado, fue enviado al sur del país. El protagonista de esta narración señala, a través de sus treinta y un años de carrera militar, el odio ante una guerra que considera ineficaz. Baeza se siente incómodo y hasta sufre, pero es más fuerte su fervor profesional y respeto ante sus superiores. Y, aunque se precia de no haber matado jamás por decisión propia sino sólo obedeciendo órdenes, termina convirtiéndose en un asesino. Hasta aquí todo relativamente bien, hasta que el personaje se vuelve un alcohólico inmune al remordimiento y gana fama entre sus tropas por ser un violador consuetudinario de mujeres y niñas mapuches. La novela abandona el discurso del guerrero y la exposición de la política de exterminio impuesta por el Estado, transformándose en el relato del deseo sexual incontrolable de Baeza, dando lugar a una cachonda novela intercultural.

La violación de mujeres mapuches podría interpretarse como una metáfora de la violenta incursión colonial en conquista del territorio latinoamericano; no obstante, en esta novela se le baja el perfil a la violación, ya que el militar seduce a aquellas niñas que se le “entregan” consintiendo el abuso. Por tanto, el relato toma partido por la perspectiva del colonizador y no por la de sus víctimas; se eleva al extremo, entonces, la figura del guerrero violador, no escatimando sinónimos para hablar de su majestuoso pene morado o de su espolón. Baeza adquiere condiciones heroicas debido a su “miembro” y a su versatilidad para tener sexo a caballo, en tren, en lagunas, incluso cuando tiene diarrea o agoniza su madre; en esta última escena, le dice a la atractiva enfermera esta elaborada metonimia: “Cuando llegues a tu casa, lávate bien la almeja”.

La novela no logra reivindicar al mapuche ni menos dejarlo a la altura merecida. La mayor cercanía que la narración propone con ese pueblo es a través de las mujeres violadas. La mujer mapuche es configurada con rasgos similares a los de una prostituta o de una geisha marcada por la traición a su pueblo, al involucrarse con el enemigo.

El lento silbido de los sables pudo ser una buena novela histórica, pero se desvió en su intento por comprender más al victimario que a sus víctimas, para terminar denigrando al pueblo mapuche y diluyendo el discurso político en pos de una seguidilla de asquerosas estampas etnopornográficas, orientadas éstas a la glorificación del pene del conquistador y de la vagina mapuche púber.


 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2011
A Página Principal
| A Archivo Patricio Manns | A Archivo Patricia Espinosa | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
Almejas pornográficas.
El lento silbido de los sables. Patricio Manns. Catalonia, 2010, 229 páginas.
Por Patricia Espinosa.
Las Últimas Noticias, Viernes 25 de Febrero de 2011.