Proyecto Patrimonio - 2019 | index | Teresa Calderón | Autores |

 










EL DESEO JUNTO AL AIRE FRÍO DE JUAN ANTONIO MUÑOZ
Puerto de Escape, 2019

Por Teresa Calderón


.. .. .. .. ..

Cuando nos enfrentamos a un libro de poemas, lo primero que nos cautiva es su título y diseño de portada. Ambos conforman una unidad modular que se instala en nuestros sentidos. Por su parte, nuestro cerebro lo registra como el primer poema del libro. Y es por esta razón que quiero exaltar el trabajo de diseño de portada, interior y diagramación del artista Martín González.

Es mi costumbre, antes de internarme en la obra, -como aprendí de mi padre- asumir una relación visual y táctil con el objeto que contiene el mundo al que voy a ingresar y del cual siempre saldré distinta a aquella que entró en su follaje de Hojas. Entonces, como en un culto, también poético, tomo el libro entre mis manos, acaricio la portada, observo y me dejo envolver en las palabras y las imágenes de la puerta de ingreso al templo de la esencia del ser poético que me espera para hacerme vibrar y ser con él y en él.

Pues bien, Juan Antonio Muñoz nos entrega la imagen de El rapto de Psyche que representan al hombre y la mujer; mente y cuerpo; seres angelicales que comparten la naturaleza divina y, por otra parte, ¡oh, paradoja bienaventurada!, el título nos habla del deseo que, en esencia, es fuego y aquí coexiste en su universo junto al aire frío para transitar juntos con un objetivo mayor: ese deseo que no se puede apagar.

Eran tus ojos oscuros,
Pero más era tu voz.
El camino que tu voz
sabía andar dentro de mí
(…)
Pero tú no me querías.

Naturaleza humana y naturaleza divina se comunican, interactúan y complementan con la misma naturalidad con que operan el hombre/mujer en la vida tan cotidiana como venerable en este Deseo junto al aire frío, poemario que adhiere a las profundidades del ser y su infinita complejidad, donde hombre/mujer; Dios/Diosa; Ella/Él, transitan entre estos versos con un aplomo de realidad incuestionable con sus inevitables dolores y alegrías; encuentros y desencuentros.

Eliseus,
eres Padre y Madre,
lo interior y lo exterior.
Viniste a contemplarnos
y luego partiste,
dormida,
dejándonos en la inmensidad del misterio.
(…)
Conoceremos el Reino
a través de tus ojos,
y ahí seremos Hombre/mujer
Mujer/hombre
amor de cuerpo y alma.
(…)

La familia, los amigos, amores y desamores se dan cita en estas páginas plenas de ternura, fragilidad y belleza, donde juntos nos comprometen en su baile sin máscaras, porque todo puede surgir desde la nada a través de la palabra que Juan Antonio Muñoz nombra con toda la fuerza de la poesía.

Digno y necesario es destacar dos poemas con traducción incorporada, uno al francés, y otro, al italiano; dos idiomas del amor per se- donde la sensualidad y la belleza estética campean en estos tiempos del tercer milenio. Punto aparte es hablar de traducciones: asunto bastante complejo. No se puede asediar a los idiomas para que ellos reflejen con fidelidad absoluta la propuesta de su idioma original. Cabe entonces, enaltecer a Cervantes cuando en el capítulo 62 de la II Parte de las de mil páginas de su novela fundacional del Castellano observa:

(…) me parece que el traducir de una lengua en otra, como no sea de las reinas de las lenguas, griega y latina, es como quien mira los tapices flamencos por el revés, que, aunque se veen las figuras, son llenas de hilos que las escurecen, y no se veen con la lisura y tez de la haz; y el traducir de lenguas fáciles, ni arguye ingenio ni elocución, como no le arguye el que traslada ni el que copia un papel de otro papel. Y no por esto quiero inferir que no sea loable este ejercicio del traducir; porque en otras cosas peores se podría ocupar el hombre, y que menos provecho le trujesen. Fuera desta cuenta van los dos famosos traductores: el uno, el doctor Cristóbal de Figueroa, en su Pastor Fido, y el otro, don Juan de Jáurigui, en su Aminta, donde felizmente ponen en duda cuál es la tradución o cuál el original (…)

Lo cito así, al pie de la letra del castellano de Cervantes porque, en este caso, sumo a la lista del Manco de Lepanto a Françoise Cheng en Noche de Navidad y Jonas Kaufmann en Canto Nocturno de Juan Antonio Muñoz, a quienes no sé qué virtud (imagino divina) ha tocado sus raíces en estas traducciones que capturan la belleza, el movimiento de las imágenes poéticas, el ritmo, la cadencia, el sonido encantador de la palabras y la complejidad esencial de los motivos o leit motiv de los poemas que conforman este libro que conmueve y libera todos los deseos humanos a imagen y semejanza del Primer Creador, quien junto al aire frío nos hablará siempre de nuestra frágil y efímera condición.

¿Pero dígame vuestra merced: este libro, ¿imprímese por su cuenta, o tiene ya vendido el privilegio a algún librero? -pregunta Cervantes.

Y yo, lectora amante de los versos, declaro que el profesor, editor y poeta, Marcelo Novoa, ha publicado la obra El deseo junto al aire frío para los lectores, quienes jugando y reinando, siempre tendrán un Puerto de Escape hacia la trascendencia.

 




 

 

Proyecto Patrimonio Año 2019
A Página Principal
| A Archivo Teresa Calderón | A Archivo de Autores |

www.letras.mysite.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez Solorza.
e-mail: letras.s5.com@gmail.com
"El deseo junto al aire frío", de Juan Antonio Muñoz.
(Puerto de Escape, 2019)
Presentación de Teresa Calderón